Haz, di, usa lo que quieras… No tienes nada que demostrar.

No creo tener qué demostrarle nada a nadie, no me interesa lo que “crean” de mi. No pienso que sea necesario eso de intentar dar explicaciones a todo el mundo o querer quedar bien con terceras personas.

A estas alturas de mi vida ya aprendí que yo vivo para mi y no para los demás y se que hay otras personas que aún no se dan cuenta de eso (porque pasan mucho tiempo hablando de lo que hacen los demás “bien o mal”). Además, creo que cuando alguien se esfuerza demasiado por demostrarle algo a los demás sin que se lo pidan (algo que vemos muy seguido ahora con las redes sociales: demostrar que su pareja es “la/el mejor”, que su vida “es la mejor”, que se es feliz…), probablemente esté tratando de convencerse de eso a sí mismo porque algo falta.

También sé que aún tengo muchas cosas (que otras personas ven en mi y yo aún no he terminado de darme cuenta) que me faltan aprender por mí misma… Pero yo entiendo que cada persona aprende en el momento en el que está destinado a hacerlo y respeto eso. Creo que si pensamos que alguien se va a equivocar o está haciendo algo mal, está perfecto; para nosotros será obvio (desde nuestro punto de vista, claro…), pero la otra persona estará avanzando un escalón más para aprender alguna lección cuando sea su momento. He aprendido a respetar ese proceso. Si no respetamos a las personas que no han podido cambiar, si deseamos, nos quejamos o insistimos en que cambien, no podremos avanzar. Cuando alguien no cambia es por su fidelidad al pasado. No puede cambiar. Siempre hay una razón, y no todos podrán llegar a entenderla, simplemente hay que aceptar que cada uno es como tiene que ser, exactamente como tiene que ser. Hay que aceptar a esa persona, no juzgarla. Porque además, muchas veces etiquetamos a las personas describiéndolas con dos o tres características, pero cuando intentamos hacer eso perdemos el tiempo. Las personas somos mucho más que eso. Somos algo diferente a cada momento y en cada circunstancia.

Nunca vas a poder agradarle a todo el mundo, así que si tienes una opinión, defiéndela, como sea nadie tiene la verdad absoluta. Cuando tengas un error, acéptalo, de cualquier manera todo mundo se equivoca, no es la gran cosa… pero eso sí, no todo mundo acepta que se ha equivocado. Y entonces, aquellos que no asumen cuando se equivocan, ¿cómo se supone que van a aprender algo si ya son perfectos?

Todos vamos por nuestro camino aprendiendo a nuestro ritmo, por lo tanto, mientras tú sepas quién eres, no tienes nada qué demostrarle a los demás.

Lucía Victoria.

“Tienes tanto derecho a ser como eres, como yo tengo el derecho de ser tal como soy. Por favor quiéreme tal y como soy.” Bert Hellinger.

quiensoy

Anuncios

6 comentarios en “Haz, di, usa lo que quieras… No tienes nada que demostrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s