pensamientos, reflexiones

Podría no ser así

Cuando buscamos ver algo, vemos sólo lo que nos es conocido, cómodo o esperado, nos cerramos y entonces no vemos lo que simplemente ES. Cuando nuestro juicio encasilla a algo o alguien nos cegamos a un mundo de posibilidades.

Los juicios están en todos lados. Si yo describiera lo que veo en éste momento podría decir algo como: veo a una mujer con el cabello largo y bonito, que parece estar enojada por el gesto que tiene, etc. Y entonces alguien más podría estar imaginando lo que digo y preguntarse ¿largo en comparación con qué? ¿bonito basándose en qué? ¿el gesto puede ser por que le molesta la luz del sol?…

Imagínense que cuando le ponemos el juicio a algo (le ponemos etiquetas, lo clasificamos de alguna forma) lo vamos encerrando en una caja, cada vez más pequeña, sin ninguna salida.

Muchas veces, cuando enjuiciamos, lo hacemos como un niño que tiene la ilusión de que las cosas sean de cierta manera, y en el fondo está también el deseo (infantil) de cambiarlo.

Por ejemplo, las personas no son como queremos que sean; son como son, punto. Muchas personas nos quejamos de otras, desde el deseo de que fueran como pensamos que deberían ser. En serio, leámoslo de nuevo lentamente: nos quejamos de que las personas no son como queremos que sean. ¿Por qué alguien debiera ser como nosotros consideramos que debe ser?, y más importante aún, ¿por qué sufrimos cuando alguien no es como queremos que sea?

Cuando tenemos una idea de lo que es “una buena persona” y conocemos a alguien que no tiene una o varias de esas características que yo le pondría a “SER una buena persona”, sólo hay 2 opciones: ser o no ser una buena persona. Pero realmente habría muchas muchas muchas! Muchas más posibilidades… Así es como nuestro juicio nos limita.

Suspender los juicios y creencias personales implica entender que el pensamiento funciona como un fenómeno colectivo, nuestros pensamientos son el reflejo de las opiniones de otros, de lo que hemos escuchado, leído, percibido o visto de otras personas o no. Ser conscientes de que nuestras opiniones están basadas en creencias y que éstas no son una realidad para todos, nos abre un panorama mucho mayor.

Entonces, si quisiéramos comprender un poco más sobre ésto, podríamos practicar un estado mental en el que ni afirmemos ni neguemos nada, sólo observemos. Sólo esta actitud nos permitiría alcanzar una conciencia distinta.

Esto también tiene que ver con qué tanto nos cuestionamos a nosotros mismos, nuestras ideas, nuestro sistema de valores, nuestros conceptos y sobre todo nuestros juicios. Así como con qué tanto estamos dispuestos a experimentar, qué tanto nos permitimos vivir una experiencia desde lo desconocido y, posiblemente, desde la incertidumbre.

Lo desconocido nos resulta incómodo, y lo incómodo lo rechazamos, no lo queremos ver. Pero eso que nos resulta incómodo es lo que verdaderamente nos lleva a crecer, solucionar y seguir adelante.

Es cuando suspendemos el juicio cuando podemos acercarnos al objeto, persona, hecho, etc. Es así que no hay posibilidad de error. Ver lo que ES, no lo que quisiéramos que fuera o lo que no es.

Y yo, en este momento, siento y creo que para ver lo que ES y vivir ligero con ésto es necesario abrir bien los ojos, la mente, el alma…

Lucía Victoria

IMG_20190410_010010_021

1 comentario en “Podría no ser así”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s