pensamientos, reflexiones, vida

Agradecer.

 

Agradecer. Así, sólo esa palabra. Porque es tan importante que se merece un espacio sólo para ella. Agradecer lo que tenemos y hemos tenido hasta hoy, sea lo que sea. Incluso las pequeñas cosas que al final realmente no son tan pequeñas; las sonrisas, las carcajadas, los golpes de la vida que nos obligan a reflexionar, los gestos amables de la gente, la rica comida que hemos tenido todos los días, los amaneceres y atardeceres hermosos, despertar un nuevo día, el aire fresco en una tarde calurosa, etc.

Quien no lo haya vivido no sabe lo que se pierde, quien aún no llegue a tener esta apertura, fresca, distinta, fluida de la vida, espero que lo puedan ver pronto, todo lo que tenemos que agradecer, todos los días, en cada detalle. Les deseo una vida llena de días simples (como queremos creer que son), llenos de situaciones y circunstancias diversas que hagan de su existencia una experiencia mejor cada día.

Lucía Victoria.

1

reflexiones, vida

Gracias mamá

Mamá, nunca voy a poder terminar de pagar esta deuda que tengo contigo.  

Gracias por hacer todo por mí y siempre buscar que yo esté bien.

Gracias por darme la vida sin importar el riesgo que corría tu vida cuando yo estaba dentro de ti, no te importó el dolor en el momento en que yo fuera a nacer.

Gracias por que sin importar lo difícil que pudiera llegar a ser la tarea de «una mamá suficientemente buena» durante toda tu vida, sin importar lo difícil que se viera el panorama antes de que yo saliera de tu panza, tu amor fue más grande que todo eso y tomaste el riesgo.

Gracias porque me has dado todo el amor que pudiste y te has esforzado como pocas mamás lo han hecho.

Gracias porque tuviste la paciencia necesaria cuando yo era una bebé, me cuidaste, me diste de comer, me arrullaste, me calmaste cuando lloré…

Gracias porque hiciste hasta lo imposible para que mi hermana y yo estudiáramos y además hiciéramos cosas de provecho cuando éramos niñas.

Gracias porque a pesar de no haber podido estar tanto tiempo como hubieras querido con nosotros porque había que trabajar, estoy convencida de que lo hiciste lo mejor que pudiste.

Gracias por que de alguna manera, aunque te costara trabajo expresarlo, yo sé que todo el tiempo pensabas en lo que creías que era lo mejor para mí.

Gracias por que ahora entiendo que en esos tantos silencios que yo no comprendía se encerraba una mamá preocupada por mí, por no saber qué decir, por no saber cómo empezar.

Gracias porque ahora entiendo que detrás de cada frase que me molestaba estaba una mamá que tenía tanto miedo de que algo me saliera mal… detrás de ese miedo estaba ese grandísimo amor que me tienes.

Gracias porque a pesar de que muchas veces no hice las cosas como a ti te hubiera gustado, siempre me seguiste apoyando en todo, me salvaste de mucho, me ayudaste en lo que pudiste.

Gracias por seguir al lado mío sin importarte que yo no hiciera las cosas a tu manera.

Gracias por todo lo que hiciste y también por lo que no pudiste, porque a pesar de que pude haber llegado a quejarme, ahora veo que de alguna manera todo me hizo llegar a ser la persona que hoy soy.

Gracias por llevarme hasta el día de hoy.

Sé que de ninguna manera puedo pagártelo, pero voy a esforzarme en hacer algo bueno con todo lo que me has enseñado. Gracias por ser como eres, gracias por luchar todos los días por mí. Te amo.

 

20151204_235725-1

Lucía Victoria.