pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Cuando hablas de los demás también hablas de ti.

Cuando hablas de los demás también hablas de ti.

Bien lo dice el dicho que ya he compartido:

«Lo que Juan dice de Pedro dice más de Juan que de Pedro.»

Y es muy real. De algún modo, esta frase nos viene a decir que Pedro hace de espejo a Juan. Cuando hablamos de algo, inevitablemente ponemos pedazos de nosotros y de nuestra historia en esos juicios.

Por ejemplo, si una persona dice: «Qué mala madre es ella por salir un día con sus amigas y dejar a su hijo con una niñera», también está hablando sobre sus propias ideas sobre ser una buena o mala madre y lo que esas ideas le permiten hacer.

Si alguien dice: «Tal persona parece loca porque baila así», también está diciendo que ella no se permitiría a sí misma bailar libremente por temor a parecer loca o a que la gente piense que se ve mal.

Una manera sencilla de comprender esto sería mirar esta situación: dos personas pueden estar frente a una casa, una comenta que la casa le parece demasiado grande y la otra comenta que le parece una casa chica. ¿De dónde vienen éstas observaciones (juicios)? De sus propias experiencias, de lo que han vivido. Y para cada persona esa es su percepción, realmente habla de sus experiencias; eso no cambia lo que la casa es.

¿Recuerdas qué has dicho de ti cuando has hablado de alguien más?

Con cierta dosis de humildad podrás encontrar respuestas.

– Lucía Victoria

opiniones, pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Buscar ayuda no es para los débiles.

Cuando las personas cometemos errores sufrimos, nos avergonzamos, tenemos pérdidas y nos vemos obligados a buscar el cambio si es que queremos no vivir siempre con los mismos conflictos o dificultades. Hay personas que viven creyendo que no han cometido errores tan graves, y eso está bien, mientras eso no les impida ver que siempre hay algo que mejorar. Sin las crisis que se nos presentan no necesitaríamos buscar algo más, por eso son necesarias, para que no continuemos eternamente en la misma postura que nos mantenga estancados.

Cuando somos honestos con nosotros mismos, tenemos el suficiente valor para reconocer nuestra propia vulnerabilidad y nos atrevemos a pedir ayuda podemos obtener muchísimos beneficios. También creo que no todos los psicólogos son para toda la gente; así como todos tenemos diferentes gustos, lo mismo puede pasar con los profesionales a los que recurrimos. Tal vez la primera vez que fui con un terapeuta no me encantó, pero cuando fui con otra(o) me sentí mejor. Tal vez no me gustó porque no me dijo lo que quería escuchar (lo cual es parte de enfrentarte con tu realidad y con tu disposición para hacer cambios) o por que simplemente no me sentí en confianza. Si no es con una persona puedes buscar otra, no tienes que generalizar en base a una experiencia…

Yo creo en el cambio, creo en los niveles de consciencia, creo en que se puede ser mejor cada día. Doy gracias porque a pesar de la vergüenza, el dolor, la decepción, que me han traído mis errores, también me han traído ganas de buscar algo más, sin esas malditas tonterías que me obligaron a buscar comprenderme realmente no hubiera encontrado lo que he encontrado hasta ahora. Si no hubiera estado tan confundida antes no habría buscado en la historia de mi familia, no habría conocido lo que me llevaba inconscientemente a hacer las cosas, no habría experimentado ésta nueva manera de ver hacia dentro de mi. Hoy puedo decir que estoy orgullosa de que mi vida años atrás estuvo llena de altibajos, pues puedo confirmar ese dicho: Un mar en calma nunca hizo marineros expertos. Me encanta ser «la buscadora» de mi familia porque me he encontrado con un mundo maravilloso y he podido despertar a ver el amor de muchas maneras.

14088425_10157270802820398_8463000699599343608_n

El punto es que en una terapia (y a veces con otro tipo de situaciones) puedes no hacer ningún cambio y sentir que sólo perdiste tu tiempo o puedes encontrar más de lo que algún día pudiste imaginar, todo depende de qué tanta apertura y humildad tengas para recibir. En una terapia puedes desahogarte, sentirte escuchado(a), puedes conocerte y conocer tu sistema familiar, puedes entender qué hay en tu inconsciente que te lleva a hacer las cosas de cierta manera o que te lleva a pensar y sentir de cierta manera, puedes sanar heridas infantiles que ni siquiera te imaginabas que tenías, puedes experimentar una manera de vivir totalmente distinta, puedes aprender a relacionarte contigo, con los demás y con el mundo o el universo de una manera hermosa.

La terapia no es sólo para «los locos», para «los malos», para los que les ha ido mal en algo ni para los que no pueden solos. La terapia puede ser para todos, para los que están pasando por crisis, para los que no quieren repetir historias, para los que no tienen nunca con quien platicar, para los que tienen con quién platicar pero algo no les permite hacerlo, para los que se sienten estancados, para los que quieren conocerse más o para los que simplemente quieren mejorar en algún aspecto.

No nos engañemos a nosotros sí mismos, es bueno perder el miedo a pedir ayuda. Así como cuando nos enfermamos vamos a un especialista y le pagamos por sus servicios, también cuando nos enfermamos emocionalmente tenemos la responsabilidad de cuidarnos a nosotros mismos. Soltar un poco el ego y darnos permiso de sentirnos vulnerables sin que sea algo negativo sino para pedirle ayuda a alguien definitivamente vale la pena.

Lucía Victoria.

14100458_10157274341075398_8164359436212459287_n

 

pasiones, pensamientos, reflexiones, vida

Mirar(se) en los ojos del otro.

Mirar a los ojos a otra persona es ir más allá. Me atrevería a decir que es una de las pocas cosas que realmente necesitamos y que nos hace mucha falta, el mundo sería diferente si nos diéramos esa oportunidad, de no sólo ver, de no quedarnos en lo superficial.

Y es que hay tanto que mirar… podemos hablar con los ojos, podemos agradecer con los ojos, podemos honrar con los ojos, podemos sentir con los ojos, podemos compadecer con los ojos, podemos apoyar, gozar y hasta tener una conversación profunda que nos lleve a sentir paz sólo con los ojos.

Para algunos puede ser difícil, son los miedos, las inseguridades, los pensamientos que no nos dejan abrir el corazón para permitirnos practicar esto. Hace años no podía mantener la mirada en los ojos de alguien que me estuviera hablando, ni por dos segundos. Hacerlo no fue nada fácil pero con el tiempo fui acostumbrándome (primero) y luego fui dándome cuenta de lo maravilloso que era y de todo lo que los demás y yo podíamos recibir con ésta práctica. Es algo que sin duda debo recomendar.

Si nos miramos a los ojos podemos romper barreras, podemos ver el alma de quien está en frente, podemos ir tan profundo que podemos encontrar el amor que hay dentro de cada persona e incluso encontrar el amor que está dentro de nosotros mismos. Podemos vernos a nosotros mismos en esos ojos. Si buscas bien, te das cuenta que detrás de cada mirada siempre hay una gran historia.

Lucía Victoria.

543297_10151574731110398_1172954617_n

pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Nada es casualidad.

Nada que llegue a nuestra vida es casualidad, todo lo que nos sucede es atraído por nuestro inconsciente, situaciones, personas, trabajos, lugares, todo… atraídos por nuestros miedos, inseguridades, creencias, enojos, asuntos inconclusos… para trabajar esas partes de nosotros que queríamos evitar tocar. Realmente todo tiene una razón: son señales, oportunidades disfrazadas, oportunidades para aprender. No es fácil verlo. Tienes que abrir tu alma.

aprenderLucía Victoria.

opiniones, pensamientos, vida

Intentar demasiado.

Pues bien, lo he pensado durante años y al fin he llegado a una conclusión.

Si me preguntan a mí, yo creo que la mayoría de mis equivocaciones a lo largo de mi vida pueden resumirse en un único error reproducido en diferentes situaciones: he sentido que tengo tanto amor para dar al mundo que he querido hacer feliz a muchas personas de maneras incorrectas, poco ortodoxas o que pocos entienden. Fue muy soberbio de mi parte pensar que yo tenía tanto más que los demás, que la felicidad de otros dependía de mi y obviamente tampoco me daba cuenta que no me quería más a mí misma que a los demás, eso era lo que sí hacía que todo esto estuviera muy equivocado, pero eso hace tiempo lo entendí. El «dar amor» no era el error; el error era hacerlo porque en el fondo necesitaba ser vista y valorada por las personas, era un vacío que nunca se llenaría porque el único que podría llenarlo es papá. Sé que no es fácil de aceptar para los demás… no importa, yo ya lo entendí, lo acepté y vivo feliz.

Lucía Victoria.

10