pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Nada es casualidad.

Nada que llegue a nuestra vida es casualidad, todo lo que nos sucede es atraído por nuestro inconsciente, situaciones, personas, trabajos, lugares, todo… atraídos por nuestros miedos, inseguridades, creencias, enojos, asuntos inconclusos… para trabajar esas partes de nosotros que queríamos evitar tocar. Realmente todo tiene una razón: son señales, oportunidades disfrazadas, oportunidades para aprender. No es fácil verlo. Tienes que abrir tu alma.

aprenderLucía Victoria.