pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Mi cuerpo se queda chico.

Mientras va pasando el tiempo vas siendo más consciente de lo importante que es disfrutar las cosas sencillas (estoy segura que no a toda la gente la pasa así, pero me alegra creer que a la mayoría sí), sabes que no hay que dejar las cosas para después, que no hay que perder mucho tiempo en enojos, que no hay que guardar vestidos bonitos para momentos especiales, que el peinado a veces no es tan importante, que hay que agradecer el tiempo que sea que puedes pasar jugando con tu hijo a lo que le gusta, que es un mega regalote tener oportunidad de viajar con tu familia a algún lugar, que tu vida no sería la misma sin tu mamá cerca, que vale muchísimo la pena desvelarte viendo cómo una tortuga enorme sale del mar, cava en la arena y entierra sus huevos, que cuando tu sobrino llorando te hace pipí en la cara por accidente (jajaja) lo que importa no es correr a limpiarte sino arrullarlo para que se calme, que si tienes ganas de cantar en el karaoke, cantas aunque desafines, que no hay que esperar a que las personas se acerquen a tí si tú quieres acercarte, que cuando una persona que quieres mucho muere puedes seguir hablando todos los días con ella y realmente te escucha, que no tiene caso enfocarse en lo que no tienes, que aunque las cosas no salgan como tú quisieras puedes elegir no pelearte con la realidad, que cuando tienes una de las pocas oportunidades de abrazar a tu papá no hay que pensarlo dos veces, que hay que valorar el tiempo que aún tienes con los que quieres, que hay que agradecer que puedes ver las maravillas que tiene la naturaleza… y no acabaría.

No puedo dejar de dar las gracias por poder saberlo, por permitirme darme cuenta… a quien tenga que agradecerle eso.

Por que aunque mi vida no es para nada perfecta y hay también muchos momentos en los que estoy muy triste, muy enojada o con pensamientos negativos, sé que es pasajero y es así como mi vida se equilibra. Entonces después viene el amor de nuevo, más grande que todo eso.

Hace pocos días soplé las velas de mi pastel improvisado de cumpleaños, rodeada de mi familia, casi al final de unas vacaciones con ellos, que hasta ahora han sido las mejores que he tenido. Lo que no sabían ellos era que mientras me cantaban, pensaba qué deseo pedir, y lo único que vino a mi mente es que ya tenía todo, entonces mientras apagaba las velas sólo di las gracias y deseé seguir teniéndolos.

VID-20180730-WA0010_Moment

No sé si a alguien más le pasa pero hay veces, cada vez más seguido, que tengo ésta sensación de tener tanto amor dentro de mí que mi cuerpo se queda chico para contenerlo todo. Es una sensación que me llena totalmente físicamente, como una luz amarilla y otra roja más adentro que salen de mi cuerpo atravesando mi pecho y mi espalda.  A veces siento como si fuera a explotar. Y sólo puedo llorar de alegría. Y no se me ocurre otra cosa qué hacer con tanto, mas que repartir algo de eso a todos los que pueda.

Tal vez ésto explique el por qué de algunas de mis (extrañas) acciones.

En fin, así llegué a los 31.

GRACIAS.

Lucía Victoria.

38391775_10160544589040398_8093597485395607552_n

opiniones, pensamientos, reflexiones, relaciones, vida

Buscar ayuda no es para los débiles.

Cuando las personas cometemos errores sufrimos, nos avergonzamos, tenemos pérdidas y nos vemos obligados a buscar el cambio si es que queremos no vivir siempre con los mismos conflictos o dificultades. Hay personas que viven creyendo que no han cometido errores tan graves, y eso está bien, mientras eso no les impida ver que siempre hay algo que mejorar. Sin las crisis que se nos presentan no necesitaríamos buscar algo más, por eso son necesarias, para que no continuemos eternamente en la misma postura que nos mantenga estancados.

Cuando somos honestos con nosotros mismos, tenemos el suficiente valor para reconocer nuestra propia vulnerabilidad y nos atrevemos a pedir ayuda podemos obtener muchísimos beneficios. También creo que no todos los psicólogos son para toda la gente; así como todos tenemos diferentes gustos, lo mismo puede pasar con los profesionales a los que recurrimos. Tal vez la primera vez que fui con un terapeuta no me encantó, pero cuando fui con otra(o) me sentí mejor. Tal vez no me gustó porque no me dijo lo que quería escuchar (lo cual es parte de enfrentarte con tu realidad y con tu disposición para hacer cambios) o por que simplemente no me sentí en confianza. Si no es con una persona puedes buscar otra, no tienes que generalizar en base a una experiencia…

Yo creo en el cambio, creo en los niveles de consciencia, creo en que se puede ser mejor cada día. Doy gracias porque a pesar de la vergüenza, el dolor, la decepción, que me han traído mis errores, también me han traído ganas de buscar algo más, sin esas malditas tonterías que me obligaron a buscar comprenderme realmente no hubiera encontrado lo que he encontrado hasta ahora. Si no hubiera estado tan confundida antes no habría buscado en la historia de mi familia, no habría conocido lo que me llevaba inconscientemente a hacer las cosas, no habría experimentado ésta nueva manera de ver hacia dentro de mi. Hoy puedo decir que estoy orgullosa de que mi vida años atrás estuvo llena de altibajos, pues puedo confirmar ese dicho: Un mar en calma nunca hizo marineros expertos. Me encanta ser «la buscadora» de mi familia porque me he encontrado con un mundo maravilloso y he podido despertar a ver el amor de muchas maneras.

14088425_10157270802820398_8463000699599343608_n

El punto es que en una terapia (y a veces con otro tipo de situaciones) puedes no hacer ningún cambio y sentir que sólo perdiste tu tiempo o puedes encontrar más de lo que algún día pudiste imaginar, todo depende de qué tanta apertura y humildad tengas para recibir. En una terapia puedes desahogarte, sentirte escuchado(a), puedes conocerte y conocer tu sistema familiar, puedes entender qué hay en tu inconsciente que te lleva a hacer las cosas de cierta manera o que te lleva a pensar y sentir de cierta manera, puedes sanar heridas infantiles que ni siquiera te imaginabas que tenías, puedes experimentar una manera de vivir totalmente distinta, puedes aprender a relacionarte contigo, con los demás y con el mundo o el universo de una manera hermosa.

La terapia no es sólo para «los locos», para «los malos», para los que les ha ido mal en algo ni para los que no pueden solos. La terapia puede ser para todos, para los que están pasando por crisis, para los que no quieren repetir historias, para los que no tienen nunca con quien platicar, para los que tienen con quién platicar pero algo no les permite hacerlo, para los que se sienten estancados, para los que quieren conocerse más o para los que simplemente quieren mejorar en algún aspecto.

No nos engañemos a nosotros sí mismos, es bueno perder el miedo a pedir ayuda. Así como cuando nos enfermamos vamos a un especialista y le pagamos por sus servicios, también cuando nos enfermamos emocionalmente tenemos la responsabilidad de cuidarnos a nosotros mismos. Soltar un poco el ego y darnos permiso de sentirnos vulnerables sin que sea algo negativo sino para pedirle ayuda a alguien definitivamente vale la pena.

Lucía Victoria.

14100458_10157274341075398_8164359436212459287_n

 

reflexiones, relaciones, vida

Gracias, lo tomo y me lo llevo a mi futuro.

Muchas personas piensan que terminar una relación es un fracaso, pero la verdad es que podemos aprender muchas cosas después de algo así. Dejando atrás una relación de más de 12 años… sólo hasta entonces pude darme cuenta de que tal vez sí, todo tenía una razón. Me di cuenta que esos 12 años pasaron así para que yo viera algo que nunca había podido ver y que lo que pasó después de alejarnos también me enseñaba mucho. Me queda claro que el universo siempre nos manda lo que necesitamos para solucionar asuntos que ni siquiera sabíamos que teníamos sin resolver. Puede ser que para esa última relación fue demasiado tarde, pero hay que ver para adelante y sacarle jugo a la situación, para realmente avanzar y no sólo cambiar de compañero (o «víctima» jaja). Es una ley importante, una nueva relación siempre debe ser mejor que la anterior (tú debes ser mejor en esa relación), sino es así, no se está honrando lo que pasó.

Lo mejor que le puedo desear a alguien que formó parte de mi vida en el pasado no es que le vaya bien o que no le pase nada triste o malo. Lo mejor que le puedo desear es que tenga el valor de tomar todo lo que vivió conmigo (lo bueno y lo malo) y que siendo sincero consigo mismo, use lo que le sirva para no seguir cometiendo los mismos errores con alguien más, para que su vida sea cada día mejor, para que de algo sirva lo nuestro…

Y así como es importante darle el lugar en nuestro corazón a nuestras relaciones pasadas, por darte su tiempo (algo tan importante que nunca se recupera) y enseñarte tantas cosas después de todos esos problemas que existieron, también es importante permitir que nuestra pareja haga lo mismo. Incluso nosotros mismos podemos dar su lugar a las ex parejas de nuestra pareja actual, estando conscientes de que la persona con la que estamos ahora no sería la misma sin haber vivido lo que ha vivido; gracias a sus relaciones pasadas ha aprendido lecciones que la han llevado a ser la persona que es en este momento, todo ese sufrimiento que pudo haber antes con sus otras parejas valdrá la pena si ahora él o ella es «su mejor versión» contigo. Si los que estuvieron antes no hubieran abierto un espacio para nosotros, no podríamos haber entrado a su vida.

Lo mejor que, como adulta, puedo decir a mi ex pareja es que asumo mi parte de responsabilidad y que, aunque haya dolido, doy las gracias. Gracias por lo vivido, por tu tiempo, por regalarme la oportunidad de ser madre, por dar todo lo que pudiste, por darle la mitad tuya a nuestro hijo… De verdad deseo que seas feliz.
Gracias por lo aprendido, lo tomo y me lo llevo a mi futuro.

 

Lucía Victoria

12715201_10156502915465398_9168087021423830911_n

reflexiones, vida

Gracias mamá

Mamá, nunca voy a poder terminar de pagar esta deuda que tengo contigo.  

Gracias por hacer todo por mí y siempre buscar que yo esté bien.

Gracias por darme la vida sin importar el riesgo que corría tu vida cuando yo estaba dentro de ti, no te importó el dolor en el momento en que yo fuera a nacer.

Gracias por que sin importar lo difícil que pudiera llegar a ser la tarea de «una mamá suficientemente buena» durante toda tu vida, sin importar lo difícil que se viera el panorama antes de que yo saliera de tu panza, tu amor fue más grande que todo eso y tomaste el riesgo.

Gracias porque me has dado todo el amor que pudiste y te has esforzado como pocas mamás lo han hecho.

Gracias porque tuviste la paciencia necesaria cuando yo era una bebé, me cuidaste, me diste de comer, me arrullaste, me calmaste cuando lloré…

Gracias porque hiciste hasta lo imposible para que mi hermana y yo estudiáramos y además hiciéramos cosas de provecho cuando éramos niñas.

Gracias porque a pesar de no haber podido estar tanto tiempo como hubieras querido con nosotros porque había que trabajar, estoy convencida de que lo hiciste lo mejor que pudiste.

Gracias por que de alguna manera, aunque te costara trabajo expresarlo, yo sé que todo el tiempo pensabas en lo que creías que era lo mejor para mí.

Gracias por que ahora entiendo que en esos tantos silencios que yo no comprendía se encerraba una mamá preocupada por mí, por no saber qué decir, por no saber cómo empezar.

Gracias porque ahora entiendo que detrás de cada frase que me molestaba estaba una mamá que tenía tanto miedo de que algo me saliera mal… detrás de ese miedo estaba ese grandísimo amor que me tienes.

Gracias porque a pesar de que muchas veces no hice las cosas como a ti te hubiera gustado, siempre me seguiste apoyando en todo, me salvaste de mucho, me ayudaste en lo que pudiste.

Gracias por seguir al lado mío sin importarte que yo no hiciera las cosas a tu manera.

Gracias por todo lo que hiciste y también por lo que no pudiste, porque a pesar de que pude haber llegado a quejarme, ahora veo que de alguna manera todo me hizo llegar a ser la persona que hoy soy.

Gracias por llevarme hasta el día de hoy.

Sé que de ninguna manera puedo pagártelo, pero voy a esforzarme en hacer algo bueno con todo lo que me has enseñado. Gracias por ser como eres, gracias por luchar todos los días por mí. Te amo.

 

20151204_235725-1

Lucía Victoria.

Premios

Liebster Award

liebster c

Hola, hola… Empezando el año y agradeciendo (un poco después) la nominación que me dieron para el premio Liebster Award.

Me emociona mucho que personas que están lejos físicamente estén de alguna manera cerca, interesados en leer algo que escribo, pues lo que escribo son cosas sencillas sobre mi vida generalmente, que tal vez puedan resultar cotidianas o tal vez para otros no tanto. Muchas gracias por darse tiempo 🙂 y muchas gracias por compartir también sus propios escritos que me hacen conocer a cada quien un poco más.

Gracias a Ben Crocker quien me nominó en su blog https://hojeandovida.wordpress.com/

Y siguiendo El protocolo original de Liebster Award les informo el procedimiento para cuando eres nominado:

  1. Agradecer el premio a la persona que te lo concedió
  2. Exhibir el premio
  3. Seguir el blog de la persona que te premia.
  4. Nominar a 5, 11 0 20 blogs que sigas, de nueva creación o con menos de 200 seguidores e informarles de la nominación con un comentario en su blog.
  5. Decir 11 cosas de uno mismo o dejar 11 preguntas para que respondan los nominados.

Las siguientes son las Preguntas Estándar del Liebster Award pero pueden ser sustituidas por otras de preferencia del nominado.

  1. Por que decidiste hacer un Blog?
  2. A quien Admiras entre La Blogosfera (Mundo del Blog)
  3. En Que País te Gustaría Vivir?
  4. Por que Crees te he Nominado a un Liebster?
  5. Tu Mayor Éxito
  6. Tu Mayor Fracaso
  7. Blog Favorito
  8. De que te Gusta Escribir Mas En Tu Blog?
  9. Viajar, Cocinar ó Cantar, escoge una y por que?
  10. Un Consejo, Truco ó Tip que trates sobre alguna temática en tu Blog ó sea de tu Interés
  11. Espero que sigas Actualizando Mas Tu Blog, que mas traerás en el?

Entonces aquí están mis «11 cosas de uno mismo» (contestando algunas preguntas de las anteriores pero agregando algunas otras cosas)…

1. Decidí hacer un blog porque comencé escribiendo para contar hechos de mi vida de una manera que explicara más mi visión, publicando en mis notas de Facebook, pero me animé a comenzar un blog cuando vi que alguien conocido tenía uno y me gustó, siento que le puedes dar más personalidad a los escritos.

2. Admiro a todos los bloggers que publican con mucha frecuencia y mantienen vivo su espacio todo el tiempo. Yo batallo para encontrar tiempo.

3. Me siento una persona muy afortunada por todo lo que tengo en mi vida.

4. Cuando era más chica era algo tímida, no expresaba muy bien lo que quería, nunca me imaginé llegar a escribir cosas que personas de varios países quisieran leer.

5. A veces pienso que me gustaría vivir en un lugar con clima tropical, pero no estoy muy segura, creo que México tiene también muchas cosas buenas que otros países no tienen. Creo que es como todo, su lado oscuro se contrarresta con el luminoso.

6. Me gusta escribir de mi vida, realmente lo utilizo de muchas maneras para sentirme mejor conmigo misma. De hecho, muchas veces lo hago para sentirme un poco más comprendida. Otras veces escribo sobre cosas que me han ayudado mucho a mí y que considero que compartirlo es importante para que alguien más pueda hacer una mejora.

7. Mi mayor éxito es mi hijo, hasta ahora no me explico cómo es que es tan bueno y tranquilo jaja 🙂

8. Me encantaría viajar más, es una de las cosas que más disfruto y que hago poco.

9. No se me ocurre otra cosa sobre mí en este momento así que lo dejaré hasta aquí jajaja.

 

Y mis nominados son:

1. Soy lo que soy

2. mariagretadamiani

3. Luz de mi oscuridad

4. alejandrinaespinozam

5. Sanación Holística

 

Muchas gracias por nominarme Ben.

Saludos y los mejores deseos para todos.

 

Lucía Victoria.