pensamientos, vida

¿Y si todos nos volvemos locos?

y-en-mi-locura-encontre-mi-libertad

Estoy empezando a creer que la locura es una de las mejores cosas que podemos practicar.

Que los que creemos locos son realmente los únicos que no están tan locos.

Que si ni una sola persona te ha etiquetado de LOCO, tal vez resultas ser sólo uno más del rebaño haciendo lo que se supone que debes hacer.

Después de todo, sin algo de locura no podríamos arriesgarnos, aventarnos a vivir, crear recuerdos que nunca se borran. Sin ese algo de locura nos moriríamos de miedo y por miedo a equivocarnos dejaríamos pasar tantas oportunidades de las que después nos arrepentiríamos más.

Estoy empezando a creer que para cambiar al mundo no bastan muchos hombres cuerdos, sino alguien que tenga un poco de locura y valentía para hacer las cosas diferentes. Que un poco de locura es lo que nos ayuda a pasar por lo que tengamos que pasar en ésta vida sin perder ese toque de positivismo que nos permite divertirnos en el proceso. Estoy empezando a entender que vivir con esa locura es la decisión más sabia que podemos tomar para ser felices.

Lucía Victoria.
pensamientos, vida

¿Y cómo no ser feliz?

Es asombroso cómo puedo ir pasando por la calle manejando y al ver a un niño pequeño en su carrito se aparece una sonrisa en mi rostro. Ver a un niño, su carita que refleja esa inocencia perfecta, esa alegría y esas interminables ganas de vivir, ¿cómo permanecer insensible ante eso? Imposible, al menos para mí. Eso me hace recordar que no se necesitan cosas complicadas para disfrutar ésto. Para disfrutar la vida. La cara de tu perro cuando llegas a casa, cómo te recibe después de haber estado todo el día ahí solito, y aún así… ¿hay alguien más en el mundo que se muestre así de feliz al verte todos los días, sin importar lo que haya pasado antes de dejar la casa?. Esos besos y abrazos de la gente que te quiere. Las miradas de todas las personas que te dedicaron unos segundos de su día. El olor de una rica comida que te trae grandes recuerdos. Las risas con los amigos. Los paisajes espectaculares que nos da la naturaleza todos los días. El sentir tu cama fresca después de un día largo y cansado. Sentir el viento en la cara. La infinidad de sensaciones que podemos experimentar con las situaciones que vivimos día a día; sentirnos libres, orgullosos, capaces, llenos de vida, felices… Es asombroso… hermoso… fascinante, todo esto que se nos puso enfrente, tan accesible, para que no tuviéramos que andar buscándolo. Todo esto que nos puso la vida para que fuera facilísimo disfrutarla. Tanto, y tan pequeñísimas cosas qué agradecer. Es entonces cuando pienso: estaría desperdiciando todo esto si no intento hacer de mi vida diaria una oportunidad única para simplemente ser feliz.

 

Lucía Victoria.

pensamientos, reflexiones, vida

¿Felicidad?

Todos tenemos derecho a buscar la alegría, y se entiende por alegría aquello que lo hace feliz; no necesariamente lo que hace felices a otros. Bien dice la gente que nadie está para complacer a los demás, es verdad, nadie se queda de «persona muestra».

La felicidad está tan comentada y condicionada por gente que realmente no sabe lo que es ser feliz, que algunas veces esto confunde a los que verdaderamente la encuentran en las cosas más sencillas de la vida.

Creo que yo he aprendido tan bien a ser feliz sólo teniéndome a mí misma, a disfrutar viendo lo que sea que haya a mi al rededor, a sonreír con el más mínimo detalle, a estar a gusto con las cosas, que incluso algunas veces he llegado a sentirme algo fría por que pareciera que no “necesito a nadie»… pero es al contrario, necesito a esas personas para compartir mi vida, darles un poco de todo eso… sin duda me doy cuenta que algunas personas nos hacen más fácil el disfrutar, compartir lo bueno, personas que en cualquier momento nos recuerdan lo fácil que es simplemente ser feliz.

Lucía Victoria.

Imagen