pensamientos, reflexiones, vida

28

28 de Julio

«Pasé mi cumpleaños en la playa, muy tranquila y descansando de tanto trabajo. Fui a cenar con mi mamá, José, mi tía Martha y Diana, la amiga de mi mamá, a La bodeguita de en medio, donde había una música cubana contagiosa que me encanta.

Hoy junto con las felicitaciones me han dicho varias veces que sus 28 años fueron unos de los mejores años, mi tía me dijo que a esa edad viajó y que había sido un buen año para ella… siempre he tenido el deseo de viajar a muchos lugares, pero ahora, después de escuchar esas experiencias, fue como un switch que se activó; éste año sería un año muy diferente, en el que empezaría una vida de viajes, de independencia, de disfrutar más… lo dije e instantáneamente lo comencé a sentir así, me sentía como una persona diferente, como si hubiera tomado cierto poder de algún lado sólo por el hecho de cumplir un año más. De inmediato comencé a planear el primer viaje del año, algo apresurado pero que resultó ser riquísimo en experiencias.»

1

Antes de cualquier viaje planeado, en agosto se presentó una oportunidad, una pequeña salida, acompañando a mi novio a tomar fotos a un evento en una hacienda cerca de General Cepeda, Coahuila. Un lugar muy cercano, pero ese verde, los viñedos, el cielo azul y esas nubes son cosas que no se ven todos los días, por lo menos no todas juntas. Fue cansado ir a «trabajar» pero valió la pena con esas maravillas. Apenas era el principio…

2

Para éste año que había decretado, me empeñé en que siguiera en pie la ida a Puebla, aunque fuera algo apresurado… terminé yendo con una amiga que me quiso acompañar (luego dándome cuenta que sin ella no se qué hubiera sido de mi jaja), sintiéndome como una adolescente que viaja por primera vez sin compañía de alguien mayor. No me había dado cuenta de lo dependiente que aún era de mi mamá, era algo realmente vergonzoso jaja. Fue un buen viaje, aprendí muchas cosas, me divertí, pasé una noche extraña y divertida junto con alguien con quien pensé que nunca iba a tener que convivir más después de la prepa, y no fue una obligación, realmente sentí que quería hacerlo para dejar todo atrás. Se sintió bien, por lo menos para mi.

3

Jamás pensé que ese día que cumplía 28 estaba decretando con tanta fuerza algo así de grande… en septiembre empecé otro viaje, no como los que se nos vienen a la cabeza al decir esa palabra, no con aviones, playas, nuevas ciudades… un viaje distinto que le dio y le sigue dando un giro a mi vida; y que ahora que recuerdo, yo decretaba desde años atrás, cuando decía que me gustaría casarme y tener otro hijo a los 28. No sabía que lo que decía podría ser tan fuerte, ni siquiera imaginaba en qué circunstancias estaría a esa edad, pero definitivamente lo estaba atrayendo de la manera que fuera. A final de cuentas la vida no deja de sorprendernos con cosas que tal vez nunca creímos que nos iba a tocar vivir, entre noticias alegres y noticias tristes… para el siguiente mes mis planes habían cambiado bastante.

En diciembre comencé a compartir mi vida más de cerca con esa persona que me ayudaba a ser más yo cada día. Sin entrar en detalles… una montaña rusa… que no cambiaría. ❤

4

Para noviembre surgió una oportunidad de visitar a mi familia en Querétaro, fue algo que me hizo sentirme más cerca a mis raíces. En esos pocos días escuché más sobre mis tíos, mis primos, mis abuelos… algo que me unía más al clan. Visitamos a una tía que ha estado en cama y aún no se comunicaba verbalmente con nosotros, a decir verdad, me fui de ahí un poco triste.

5

En marzo que volvíamos a Querétaro la vi mucho mejor. En éstas dos visitas a Querétaro me sentía como otra persona, diferente a la que hace muchos años había convivido con ellos. Probablemente por la diferencia de edad, pero era como si antes viviera en una burbuja y ahora estuviera mucho más consciente de lo realmente importante. Entonces se sentía como un mundo totalmente diferente. Le agradecí a Dios por permitirme despertar.

6

En junio pude ir a la playa, gracias a los primos de mi esposo que se casaron allá. Disfruté tanto esos días… descansé todo lo que quise, hice todo lo que quise, sólo estaba ahí sin límites de tiempo, sin horarios, como hacía mucho tiempo no estaba. La boda estuvo hermosa, todos relajados, bailamos muchísimo, sudamos muchísimo jajaja y a nadie le importó. No había pretensiones. Por lo menos yo no las sentí. Tal vez la que había cambiado era yo… quien sabe.

En esa misma ocasión pude conocer Sayulita, esa playa de surfers de la que me habían hablado tanto. Después de años de imaginármela, por fin estaba ahí.

7

Sin fecha porque fue un proceso… asistí durante meses a un diplomado hermoso que me ayudó a ver cómo cuando era una niña había aprendido que era mejor no sentir para no hacer problemas y que era más importante complacer a otros que lo que yo pudiera querer (no porque me lo hayan dicho así sino que así lo sentí). Después de hacer esto consciente pude comenzar a darme yo misma permiso de volver a sentir TODO y de darme gusto a mi. Para mi ese fue un viajesote.

8

Para la última semana de mis 28 años fui a Monterrey a visitar a mi papá, mis tíos, primos y mi abuela, entre carcajadas festejamos por adelantado mi cumpleaños. Al día siguiente mi mamá me concedió el deseo de conocer Cuatro ciénegas, nos llevó de paseo, a mis abuelos, mi hijo y mi esposo. Conocimos lugares hermosos y a mí me encantó cómo mis abuelos estuvieron ahí disfrutando junto a nosotros a pesar de tanto calor.

Si hablara de todo lo que consideré «viaje» durante éste año sería una lista muy larga.

Lo importante es que en los últimos meses me he dado cuenta, lo mío no es hacer planes a largo plazo, lo mío más bien es hacer las cosas… digamos que… inesperadamente. Si yo hubiera planeado todos estos viajes creo que no habrían salido tan bien.

Y lo logré, entre pequeños o grandes proyectos y salidas que no se concretaron y otros que sí, definitivamente éste año fue en el que más viajé, en el que hice más cosas nuevas y en el que me he dado más permiso de ser únicamente yo, de hacer lo que realmente quiero y de sentir todo lo que antes no pude sentir. Nunca subestimen el poder de sus pensamientos.

Después de todo esto no me queda más que ser agradecida. Definitivamente, en el camino para llegar hasta lo que soy hoy, toda la gente que me rodea ha tenido parte, de manera directa o indirecta, hasta con el más mínimo detalle que puedan imaginar. Cuando vi alguna frase que compartieron, alguna foto familiar, algún comentario que hicieron… las posibilidades son infinitas. GRACIAS a todos por ser mis maestros.

Así es como todos somos uno.

Lucía Victoria.

20160726_151011

pensamientos, reflexiones, respeto, vida

Si realmente llegáramos a comprender no podríamos juzgar.

otra perspectiva

Siempre me ha interesado éste tema, durante años he estado trabajando con mis ideas irracionales y evitando mis propias suposiciones sobre el concepto que tienen los demás de mi. Sí, para algunas personas es más fácil vivir despreocupadas; supongo que mi historia familiar no me dejó ésta tarea tan fácil, puesto que es una de mis más grandes debilidades, a pesar de que si me detengo a pensarlo sólo un momento regreso pronto a la idea de que no puedo tomar en cuenta todo lo que piensan de mi para sentirme tranquila.

Todos los días lo escucho de las personas que vienen conmigo a consulta, en especial de niños y adolescentes a los que molestan en la escuela o secundaria, «es que me molestan», «me da mucho coraje que me digan cosas, yo no me dejo…», «me da pena pasar al frente porque se van a reír de mi»; pequeños, no saben lo que les espera si siguen preocupándose por todo lo que piensen los demás… pueden acabar como yo jajaja.

En mi trabajo y con las situaciones que vivo a diario he aprendido a ser paciente, a escuchar primero y a no juzgar a la gente sólo teniendo 2 o 3 datos del caso, aunque a veces resulte difícil deslindarse de ciertos prejuicios. Entiendo que para algunas personas no es fácil pensar más allá de lo que quieren ver o suponer, así como comprendo también que la mayoría de ellas son inconscientes del alcance que tienen sus palabras y los graves problemas que pueden crearse a partir de una simple suposición.

Por mi parte, he entendido que siempre hay una explicación, que siempre hay una historia detrás de cada persona, hay una razón por la que actúa así (por horrendo que nos pueda parecer lo que algunas personas hacen). A veces nos atrevemos a decir: «yo nunca hubiera hecho algo así, ¿qué le pasa?, ¿por qué no pensó…?» pero difícilmente podremos saber lo que pasan los demás realmente porque no estamos en sus zapatos; y con ésto me refiero no sólo a estar en la misma situación, sino a que no estamos en su mundo mental, no fuimos criados por las mismas personas, con las mismas costumbres, con esas ideas, miedos, cultura, principios y creencias que le inculcaron desde niño. Solemos pensar que no haríamos «tal o cual cosa» que hacen los demás y a veces terminamos sorprendidos de las decisiones que tomamos ante diversas situaciones.

Hablando de entender para no juzgar, por ejemplo, cuando los hijos nos atrevemos a juzgar a nuestros padres. Un gran número de circunstancias en la vida de las familias pueden llevar a los hijos a crear un concepto negativo de uno de los padres («mi papá fue un irresponsable, nunca se hizo cargo y se fue», «mi mamá no tiene perdón», «mi padre no se merece ni las gracias», “por culpa de mi mamá no pude vivir con mi papá” y podría seguir la lista). Algo parecido pudo haberme pasado, de hecho alguna vez en mi vida llegaron a pasar por mi cabeza pensamientos similares. Con el tiempo fui dándome cuenta que un padre o una madre que podríamos considerar como «malos» llevan cargando historias de vida muy difíciles (lo que no justifica sus actos, aclaro). Ahora he conocido un poco más sobre la vida de mi papá, cómo fue su infancia y adolescencia, lo que me hacía entender mucho acerca de sus decisiones y actitudes; entendí por qué no se pudo quedar. A mi edad y con ayuda de buenos maestros, sé que una de las peores decisiones que podemos tomar es la de juzgar a nuestros padres y lo mejor que podemos hacer es agradecerles, ellos nos dieron la vida y hayan hecho lo que hayan hecho después, nunca podremos saldar esa deuda con ellos. Lo mejor es nosotros mismos acercarnos a ellos con humildad.

Podría decirse entonces que no existen las personas malas, sólo existen personas intentando sentirse bien de maneras equivocadas. A fin de cuentas todos lidiamos nuestras propias batallas, luchamos para salir adelante haciendo lo mejor que podemos, enfrentamos dolor, renuncias, desilusiones, miedos, etc. Cuando recibo gente en el consultorio primero escucho las «terribles» cosas que han hecho y después tengo la oportunidad de conocer su historia de vida; cuando me encuentro con personas que fueron abandonadas, rechazadas, maltratadas en la infancia, puedo ver por un momento frente a mi a ese niño indefenso que se siente desprotegido y que toma decisiones equivocadas para tratar de llenar ese vacío. Entonces en lugar de ver una mujer con sobrepeso puedo ver a una niña que después de sufrir un abuso trató de protegerse de otro ataque escondiéndose detrás de esa gran figura; en lugar de ver a un hombre violento puedo ver a un niño humillado y temeroso que busca protegerse de los supuestos ataques de los otros; en lugar de ver a una mujer que busca muchos hombres puedo ver a una niña abandonada buscando la aprobación de una figura masculina; en lugar de ver a un adicto que no quiere cambiar veo a un niño que piensa que ni su propio padre lo quiso;  la lista podría seguir…

No se trata de justificar todos los horrores humanos, sino de entender. Hay una diferencia muy grande entre éstas dos palabras, y lo que nos pudiera ayudar a comprender un poco a la humanidad (y a no vivir frustrados preguntándonos porqué la gente está tan «loca», «mal», «tonta», etc.) es precisamente tener en mente que no conocemos su historia, pero que debe haber una razón por la que esa persona es lo que es. Si es posible ayudar a hacer un cambio necesario, hacerlo; pero si no, simplemente respetar su vida y continuar con la nuestra.

El estar continuamente juzgando, evaluando, interpretando, suponiendo y creando historias «noveleras» en nuestra mente nos genera inseguridad, rencores y hasta puede llegar a deteriorar nuestras relaciones interpersonales porque cambiamos de actitudes a partir de nuestras suposiciones, y aunque después conozcamos la verdadera historia, esos sentimientos negativos ¡ya los generamos!

Cuando tomamos la decisión de no juzgar, nos estamos dando la oportunidad de encontrar la calma en nuestra conciencia. Además, comprender a los demás no solo nos ayuda a relacionarnos mejor, sino que nos deja con mucha más libertad. Cuando nos acostumbramos a no tomarnos nada personalmente y a soltar personas, cosas o situaciones, no necesitamos depositar nuestra confianza en lo que hacen o dicen los demás como manera de evaluarnos, por lo que estaremos más cerca de ser verdaderamente auténticos.

Lucía Victoria.

«Para juzgar cosas grandes y nobles, es necesario poseer un alma igual de grande y noble.» – Michel Eyquem de Montaigne.

never judge